EL JUEGO ARRIESGADO EN LA INFANCIA

Cada vez más, privamos a los niños del juego de riesgo y libre,  supuestamente para protegerlos del peligro, pero en el proceso los preparamos para crisis nerviosas. Los niños han sido diseñados por la naturaleza para aprender por sí mismos al jugar de maneras inductoras de riesgo. A la larga, les exponemos al peligro mucho más por prevenir ese juego que por lo que le permite. Y, los privamos de diversión. El juego arriesgado en la infancia, además, fomenta la resiliencia, las habilidades sociales y la creatividad

mision-padres

El “no corras que te caes” o “cuidado que te manchas” parece ser lo último que necesitan los niños para desarrollar sus capacidades o simplemente para disfrutar de su niñez.  Y es que si comparamos el estilo de vida de los niños de hoy, e incluso el diseño de los banales parques infantiles actuales con los de hace unos decenios, podemos afirmar que nuestros niños crecen entre algodones.  Una cosa es evitar peligros innecesarios y otras privarles de experiencias que necesitan ¿Y eso les beneficia?  La ciencia dice que no.

Una investigación realizada en el Child & Family Research Institute at BC Children’s Hospital (Canadá)  ha revelado que el juego arriesgado al aire libre no sólo es bueno para la salud de los niños, sino que también estimula la creatividad, las habilidades sociales y la resiliencia.   El hallazgo, publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health, encontró que los niños que participaban en actividades físicas como trepar y saltar, el juego rudo, revolcarse, o la exploración sin supervisión, mostraban una mayor salud física y social.

Encontramos que los entornos de juego en los que los niños podían asumir ciertos riesgos incrementaban el tiempo de juego, la interacción social, la creatividad y la resiliencia“, dijo mariana Brussoni, principal autora del estudio. “Estos efectos positivos reflejan la importancia de apoyar el juego arriesgado al aire libre como una forma de promover la salud de los niños y un estilo de vida activo“.

Los parques y entornos de juego que ofrecen elementos naturales como árboles y plantas, cambios de altura y libertad para que los niños se embarquen en actividades elegidas por ellos mismos tienen un impacto positivo sobre la salud, la conducta y el desarrollo social. Estos espacios proporcionan a los niños la oportunidad de aprender sobre el riesgo y sus propios límites“, dijo Brussoni.  La preocupación con la seguridad y el exceso de la supervisión impiden a los niños dedicarse a este tipo de actividades.

“Un seguimiento discreto de las actividades de los niños puede ser un enfoque más apropiado que la supervisión activa, en particular para los niños mayores,” dijo Brussoni.  “Recomendamos construir entornos de juego que concilien la necesidad de seguridad con otras necesidades para la salud y desarrollo de los niños.”

Traducido del artículo: Risky outdoor play positively impacts children’s health: UBC study play positively impacts children’s health news.ubc.ca/2015/06/09/ risky-outdooplay-positively-

30 de enero de 2017 at 6:08 PM Deja un comentario

ADIÓS A LA MAMADERA

En el momento que comienzan a consumir alimentos y beber agua, y a conectarse con el uso de la cuchara y el vaso; también llega la hora de que los niños abandonen la mamadera. Prolongar su uso después del año puede ser perjudicial.

Resultado de imagen para adios al teteroLa mamadera cumple un papel primordial en la vida del bebe. Durante los primeros meses, si la lactancia materna no es posible, este pequeño utensilio sustituye al pecho de la madre. Mas adelante cuando la dieta ya se compone principalmente de purés y papillas, sirve para saciar la sed del bebe. Poco a poco a medida que se acerca el primer cumpleaños y el niño aprende a utilizar cubiertos y vasos, la botellita de plástico se vuelve innecesaria. A pesar de esto en algunos hogares continua teniendo un lugar determinante. Los motivos son varios:

Prefieren la mamadera a la cuchara:

Hay niños que se les dificulta aceptar novedades en su alimentación, se resisten a masticar y mientras puedan prefieren seguir succionando.
Maria Jose Villahoy psicoterapeuta de una conocida escuela de psicología clínica de niños, adolescentes y adultos, la negativa del niño abandonar el tetero se debe mas bien a la angustia de la propia madre que de forma consciente o inconsciente, fomenta ese habito de alimentación facil y rápido.

Cuando la alimentación cambia, es normal que el niño muestre cierto rechazo. Sin embargo las madres suelen angustiarse mucho porque tienen miedo de que su hijo coma poco y de que no crezca sano e incluso llegan a cuestionarse como madres. El rechazo a la comida lo viven como un rechazo a su afecto. Por esta razón insisten en el uso de la mamadera es gracias a el el niño come bien y lo hace mas de prisa.

Otro obstáculo a la hora de abandonar el biberón es la sensación de desprendimiento que esto conlleva tanto para la madre como para su hijo. Es un proceso parecido al que se produce con el destete, porque el estrecho contacto madre-hijo que implica la alimentación con mamadera termina en el momento en que el pequeño empieza a usar la cuchara y a comer solo. A menudo es la madre la que no permite ese desprendimiento afirma la psicoterapeuta. El bebe no quiere y ella, de alguna manera tampoco. Al transmitirle sus miedos el niño se aferra cada vez mas al biberón.

Su función no es consolar:

A veces los padres cometen el gran error de recurrir a la mamadera para apaciguar el llanto o la intranquilidad del bebe. Son los padres los que promueven este habito porque no consiguen calmar a su hijo en un momento determinado, señala Maria Jose Villahoz y acuden a un recurso mas inmediato como es el biberón.

Con el paso del tiempo este abandona su función original que es exclusivamente el de alimentar, termina por convertirse en un objeto habitual de consuelo del que el niño no puede prescindir.

Así se puede conseguir en guarderías a niños de dos y tres años que no se separan ni un momento de su mamadera, lo llevan consigo a todas partes y con frecuencia se lo meten en la boca para mordisquear la tetina o para succionar.

Estos niños sienten la necesidad de llenarse el estomago para calmar sus penas y sus frustraciones. Para ellos el tetero hace las veces de un osito de peluche y segun Maria Jose Villahoy, reciben autogratificaciones orales que ya no corresponden a su edad.
La necesidad de acudir a la mamadera en busca de consuelo es una forma errónea de elaborar problemas.

Una despedida lenta y progresiva:

Los niños son extremadamente sensibles a los cambios, en especial cuando estos se producen de forma brusca e inesperada. El abandono de la mamadera debe ser por lo tanto muy gradual, sin preocuparse en exceso si el niño se muestra reacio a ingerir alimentos sólidos y come menos al principio y sobre todo sin angustiarse si tarda en calmarse sin ayuda del biberón. Un juguete, un muñeco, un cojín, una manta o su propia almohada pueden ser excelentes sustitutos.

Al mismo tiempo hay que animar al niño a beber en vaso, existen unas tacitas especiales para esta etapa que están dotadas de una pequeña boquilla en la parte superior y que suelen ser muy útiles para facilitar la adaptación. Este proceso debería comenzar en torno a los seis meses y concluir antes del año. A partir de esta edad los niños no necesitan el biberón y su empleo ha de limitarse a ocasiones especiales en las que aun puede resultar muy practico, como por ejemplo desplazamientos en carro, salidas inesperadas o pequeñas excursiones y lo mas importante debe emplearse solo para satisfacer la sed y retirarlo en cuanto el niño haya terminado de beber.
Por la noche, en lugar dela mamadera es preferible dejar a su alcance un vasito de plástico para que el niño pueda servirse solo.

Por Lic Rosa Rodriguez Jaen. 9-11-2016

Fuente: Perez Koster, Silvia. Ser Padres Hoy. 47 ideas para una Feliz Navidad. Editorial Variedades. 1.985.

10 de noviembre de 2016 at 9:12 PM Deja un comentario

LOS NIÑOS DE 2 AÑOS: VALIENTES, PERO SOLO UN POQUITO !

Los niños a esta edad son unos exploradores temerarios, pero de vez en cuando retroceden en busca de mamá.

Resultado de imagen para Valientes pero no tanto

Javier llama a gritos a su madre para dormirse agarrado de su mano. David hace un escándalo si se queda con la niñera. Blanca de esconde detrás de las faldas de su mama cuando la presenta en la calle……Pero ¡Que le pasa? Parecía que habían dejado de ser unos bebes.
Cada día se les veía mas independientes, hábiles y muy capaces de hacerse entender con su len guita de trapo… ¿Esta actitud temerosa significa un retroceso en su desarrollo?

Es bueno sentir una sana desconfianza…

Es un proceso normal en todos los niños, explica la psicóloga y logopeda Rocio Mayoral de un conocido centro clínico de psicología y lenguaje. A partir de los dos años su comportamiento se expande pero a la vez aparecen la vergüenza y las dudas que les retraen un poquito. Los expertos insisten en la necesidad de que los niños experimenten por su cuenta con un grado de autonomía que no ponga en peligro su seguridad. La experimentación es la base del aprendizaje y de su maduración.

Se lanzan a explorar pero se frenan; avanzan un poquito y retroceden.
Todas las personas que se enfrentan a situaciones nuevas lo hace con temor o cierta precaución opina la psicóloga. Estos miedos tienen que ver con si¿u independencia, es una constante prueba de hasta que punto son auto suficientes o capaces de hacer las cosas por si solos.

¿Como ha de ser la actitud de los padres?

En estos momentos es importante crear en el niño confianza en las posibilidades que tiene de actuar y en la consecuencia de los hechos.

Asi se afianzan los sentimientos de autoestima y seguridad en si mismo lo que le anima a seguir adelante y no quedarse estancado añade Mayoral. Al mismo tiempo tambien hay que ayudarle a crear una sana confianza.

Lo esencial es que el niño sienta que siempre cuenta con la ayuda de papá o mamá. Los padres deben crear muy bien este vinculo afectivo ya que es muy importante para el niño y sienta las bases de su futuro.

El ambiente que rodee al niño debe ser variado y rico:

Estimular desde pequeñitos el contacto con otras personas fuera del vinculo familiar es una forma de disminuir las futuras inseguridades de carácter social que suelen ser muy frecuentes.

Por Rosa Rodriguez Jaen. Lic en Educación Inicial 8-11-2016.

Fuente: Valdeon Beatriz. Ser Padres Hoy.47 ideas para una Feliz Navidad. Editorial Variedades.1.985.

 

9 de noviembre de 2016 at 9:23 PM Deja un comentario

Entradas antiguas


*En la escuela de padres y madres proponemos temáticas actuales de gran interés familiar y educativo.

*Creamos talleres específicos según la demanda de las familias.

*Los talleres son impartidos tanto en Asociaciones, Centros culturales, Centros de Educación Infantil, Escuelas y en los propios domicilios

Espacio Ludico Exploratorio

Escuela para Padres y Madres de la Lic.Leticia Garces

Entradas recientes

Visitanos en

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Recomendados