SE MUERDE Y COME LAS UÑAS. Una mala costumbre difícil de quitar a los niños

2 de diciembre de 2012 at 8:54 PM Deja un comentario

Comerse las uñas es una costumbre muy común en los niños. Este mal hábito que suele adquirirse en la infancia pero muchas veces se mantiene toda la vida, se llama técnicamente onicofagia.

Morderse las uñas es un hábito mucho más común de lo que pensamos en los niños, de hecho se da en el 30% de los niños, y hasta en el 45% de los casos si hablamos de adolescentes, también son muchos los adultos que no lo superan y siguen con esta mala costumbre.
La conducta suele aparecer a partir de los tres años, cuando el niño ya cuenta con la coordinación motriz para llevar a cabo la acción sin hacerse daño. Es un respuesta nerviosa del organismo, se da en situaciones de estrés, ansiedad, miedo… en general ante aquellas cosas que resulten incómodas para el niño y ante las que esté nervioso o intranquilo. A veces surge solo por puro aburrimiento.

Cuánto más tiempo mantenga la costumbre más costará erradicarla

En principio, no hay que preocuparse demasiado, ya que lo más común es que el hábito desaparezca con el tiempo, aunque para los padres se puede tornar una eternidad.

Dado lo difícil que resulta erradicar un hábito una vez adquirido, pensemos por ejemplo en los fumadores, es importante empezar cuanto antes. No hay que olvidar que como cualquier costumbre similar se realiza porque el niño obtiene un beneficio, se relaja, se tranquiliza, le sirve para controlar su estado emocional, por ello lo primero va a ser identificar que provoca que el niño tenga esta necesidad.

Habrá que observar ante que situaciones actúa de esa manera, puede que cuando tiene que ir al colegio, lo que nos puede indicar que hay algo que no va bien allí, cuando tiene que reunirse con mucha gente o simplemente cuando se tiene que separar de sus padres. Si logramos identificar la causa y que nos hable de ella hemos dado un gran paso. El niño aprenderá a reconocer en qué momentos siente la necesidad de morderse las uñas y por tanto podrá evitarlo.

Para ello necesitará nuestra ayuda, si es un niño muy nervioso que a la mínima se lleva la mano a la boca habrá que enseñarle otras formas de relajarse. Cuando quiera morderse las uñas podemos darle algún juguete manual o encomendarle alguna tarea. Se puede probar también en los niños más mayores a poner algo amargo en sus uñas, aunque esto solo va a funcionar si realmente es consciente del problema y desea evitarlo.

Estos consejos les ayudaran a controlar el problema.

• No hay que regañarlos, ridiculizarlos o llamarles la atención porque esto puede aumentar su ansiedad, que es lo que los lleva a comerse las uñas.

• Todo lo que aumente su autoestima, por ejemplo decirle lo que hace bien, puede ayudar.

• Es útil tratar de establecer cuando empezó el niño con este hábito; pudo haber cambiado su alimentación, o de cuarto en donde duerme, o puede estar por venir un hermanito, o puede haber habido otro pequeño o gran acontecimiento que le causa o le causó ansiedad.

• También es conveniente fijarse en que momento lo hace. En general, se trata de momentos de tensión, fatiga o aburrimiento.

Cuál es la actitud que no debemos tomar

• Ignorar el problema diciendo, todos los hacen, no pasa nada.
• Castigar al niño por hacerlo
• Señalarlo en público, hacerlo sentir vergüenza por no controlar el problema.

Una buena forma de educar consiste en explicar al niño las consecuencias de sus actos

Si los papás descubren algo, es importante que hablen con el niño o la niña sobre ese factor que esté preocupándolos, y de este modo, explicarles lo que sea necesario para tranquilizarlos.

Hablarle de las malas consecuencias de esa conducta también puede funcionar, morderse las uñas es un vicio poco higiénico y que puede llegar a causar infecciones y problemas en el normal desarrollo de las mismas en los casos más graves. Enfocándolo desde la parte estética se obtienen buenos resultados, especialmente en el caso de las niñas, normalmente más preocupadas por esa cuestión. También podemos recompensar al niño siempre que evite morderse las uñas, si son más pequeños suele funcionar colocar pegatinas o pequeños premios cada vez que no se las muerda.

De todas formas hay que tener presente que en muchas ocasiones son conductas puntuales, si se está demasiado encima el niño puede acabar obsesionándose, lo que tampoco va a ser bueno para él. Vigilar que no se lastimen, utilizar distracciones, además de averiguar el motivo e intentar ponerle remedio, será la mejor estrategia a seguir para eliminar el mal hábito.

Fuente: Wikipedia | Medline

www.eresmibebe.com

www.embarazoymas.com

Anuncios

Entry filed under: CONDUCTAS, ESCUELA PARA PADRES, SALUD. Tags: , , .

EDUCAR EL SENTIDO DEL HUMOR AGRESIVIDAD, PASIVIDAD y ASERTIVIDAD: Enseñar a pensar de forma asertiva y positiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


*En la escuela de padres y madres proponemos temáticas actuales de gran interés familiar y educativo.

*Creamos talleres específicos según la demanda de las familias.

*Los talleres son impartidos tanto en Asociaciones, Centros culturales, Centros de Educación Infantil, Escuelas y en los propios domicilios

Espacio Ludico Exploratorio

Escuela para Padres y Madres de la Lic.Leticia Garces

Entradas recientes

Visitanos en

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Recomendados