MOTRICIDAD INFANTIL

8 de septiembre de 2015 at 8:15 PM Deja un comentario

En este artículo puedes leer cómo se desarrolla la motricidad en los niños, qué proceso siguen algunas de las habilidades y capacidades principales y qué puedes hacer para potenciar la motricidad de los niños.

Motricidad: ¿qué es?

La motricidad, la capacidad y habilidad motriz de una persona tiene una influencia evidente en la mayoría de acciones que ésta realiza. Cada movimiento, por sencillo que sea, es posible gracias a una interacción con precisión de ciertos músculos, que está controlada por procesos complejos en el cerebro. Cada movimiento debe ser aprendido y practicado. Los componentes de las habilidades motoras son, entre otros:

  • constancia y resistencia
  • fuerza y dosificación de la energía
  • agilidad
  • coordinación y control del cuerpo
  • velocidad y capacidad de respuesta
  • equilibrio

La motricidad también se puede dividir en dos tipos: motricidad fina y motricidad gruesa. Motricidad gruesa es todo lo que tiene que ver con los grandes movimientos del cuerpo, como correr, saltar y correr, mientras que las habilidades de motricidad fina se refieren a las tareas pequeñas y delicadas que se ejecutan ejemplo de los dedos o los músculos faciales, tales como agarrar, hablar o pintar.

Desarrollo de la motricidad

La motricidad de los niños se desarrolla a través de los procesos de maduración, como la experiencia y el aprendizaje. Durante la etapa de bebés se determina principalmente la maduración del desarrollo de esta motricidad. Esto significa que en un momento dado pueden aprender las habilidades humanas tales como sentarse o gatear. En ese sentido, pero, los niños tienen cada uno su propio ritmo. Es por ello que no pueden determinarse fechas exactas para las distintas etapas del desarrollo de la motricidad de los niños, no se puede determinar cuando un niño aprende a caminar o a estar de pie. Aún así en nuestro artículo sobre el desarrollo psicomotor del bebé encontrarás una tabla según los meses de vida y las capacidades y habilidades propias de su etapa de crecimiento, además de unas sencillas pruebas para detectar problemas de desarrollo motriz.

Cuanto mayor sea el niño, más importante es la experiencia y los procesos de aprendizaje para el desarrollo de las habilidades motoras. La evolución del niño en la guardería o en la escuela primaria en motricidad depende de la oportunidad que tenga de hacer ejercicio y la diversidad de movimientos que se le pidan.  Sobre las distintas habilidades motoras según la edad pudes leer los artículos sobre el desarrollo según meses y años de eadad.

Etapas en el desarrollo de la motricidad

En los niños, cuando nacen, la motricidad gruesa es la que se desarrolla en primer lugar, aprenden las formas básicas de movimiento como gatear, correr, saltar, trepar, etc. El desarrollo de las habilidades motoras finas se basa en el desarrollo de las gruesas. Esto significa que un niño puede aprender las habilidades motoras finas sólo si previamente ha tenido un desarrollo adecuado de la motricidad gruesa. Si un niño no ha asimilado suficientemente las actividades motrices gruesas, no puede permanecer, por ejemplo, en equilibrio sobre una pierna, puede que tenga problemas con la motricidad fina. Los niños cuyas habilidades motoras se desarrollaron con normalidad y no sufren de un trastorno de motricidad, siguen estos pasos:

  • Antes de nacer: El desarrollo de la motricidad de un niño comienza en el útero, donde se forma como reflejos y movimientos espontáneos. El niño puede patear y bostezar.
  • Cuatro semanas: A esta edad, los niños suelen aprender a levantar la barbilla y mirar a su alrededor cuando están en la posición prona. Las rodillas y las piernas se hacen más fuertes.
  • Dos meses: El niño aprende a levantar hombros y barriguita se está en posición prona, apoyándose con los brazos.
  • Cuatro meses: Los movimientos del bebé son más precisos. Aprende a girarse.
  • Cinco meses: El niño puede sentarse con ayuda.
  • Seis meses: El niño aprende a sentarse solo y a sostener el biberón con las dos manos.
  • Siete meses: Los bebés de esta edad comienzan a moverse arrastrándose. El niño tira con los brazos y las piernas las mueve detrás, arrastrándolas.
  • Diez meses: La motricidad del bebé ha avanzado tanto que empieza a gatear.
  • Once y doce meses: el niño puede dar los primeros pasos con ayuda.
  • 13 a 15 meses: La motricidad del niño continúa avanzando y aprende a aguantarse de pié solo y da los primeros pasos.
  • 15 meses a tres años: el niño aprende a caminar erguido y practica una gran cantidad de otros movimientos. El niño, gracias al desarrollo de su motricidad puede realizar movimientos mucho más rápidos y más potentes. Aprende a correr.
  • De tres a seis años: En la guardería, el niño aprende movimientos más complejos, tales como subir escaleras con cambio de pie, aguantar de pie sobre una sola pierna, lanzar una pelota y cogerla y mucho más.
  • Seis a once años: Los niños de edad escolar desarrollan mucho la motricidad fina, como escribir y dibujar. Ahora puede coordinar la percepción y el movimiento mucho mejor.
  • 12 a 18 años: En la adolescencia, la motricidad se ha desarrollado aún más, ya que el cuerpo aumenta la fuerza muscular. Además, el control del cuerpo es cada vez mejor.

Influencia de la motricidad en el desarrollo infantil

La motricidad y su desarrollo tienen un impacto en muchas áreas de la vida y el desarrollo general del niño. Un niño que tiene problemas con su motricidad, puede tener dificultades para definir una imagen positiva de sím mimsmo, haciendo así más difícil su relación con los demás. Estas áreas de desarrollo están directamente vinculadas a la motricidad:

  • Desarrollo social: La interacción y las relaciones con las otras personas dependen también de la motricidad. Si un niño no puede mantenerse a nivel de motricidad como sus compañeros, rápidamente es descartado o evitará situaciones en las que necesite estar activo como en el deporte.
  • Desarrollo físico: Los huesos, los músculos y el sistema nervioso puede desarrollarse con normalidad sólo si se realiza ejercicio suficiente.
  • Desarrollo cognitivo: la capacidad de aprendizaje y el rendimiento son mucho mayores cuando el niño se mueve mucho y su motricidad se ha desarrollado bien. También la capacidad de respuesta mejora significativamente.
  • Desarrollo sensorial: La percepción sensorial también puede desarrollarse con normalidad si la motricidad del niño está al día, si hace suficiente ejercicio. La percepción visual por ejemplo, mejora con el hecho de que los niños necesitan orientarse en el espacio durante una carrera. Correr en superficies diferentes mejora su percepción táctil.
  • El desarrollo emocional y psicológico: los niños cuya motricidad está bien desarrollada, son emocionalmente más estables que los niños con déficit motriz. Tienen una mejor imagen de sí mismos, son más seguros y menos ansiosos.
  • Desarrollo del lenguaje: El desarrollo del lenguaje es también dependiente de la motricidad. Si los movimientos del habla no se puede ejecutar correctamente, el niño no puede aprender a hablar correctamente. Además, los niños que se mueven mucho, se concentran mejor y son más receptivos.

Promover las motricidad

La motricidad de los niños puede favorecerse con la independencia de movimientos y la actividad física, lo que les dal la oportunidad de mejorar su nivel de desarrollo. Esto significa que puedes ayudar a tu hijo en el desarrollo de su motricidad favoreciendo su movimiento dándole  espacio y tiempo para moverse. Déjale probar las cosas y explorar tranquilo y nunca reprimas su impulso natural de explorar. Tampoco vas a ayudarle si por ejemplo quitas absolutamente todos los obstáculos del camino para que el niño gatee, así no aprenderá a superar los obstáculos.

No puedes forzar a tu bebé para que avance en el desarrollo de su motricidad. Cada niño se desarrolla a su propio ritmo. Puedes estimular su motricidad por ejemplo facilitándole que se mueva. La excitación por el hecho de jugar con adultos también motiva a los niños a moverse. También si tu practicas deporte seguro que el niño querrá imitarlo. Deja que el niño intente distintos deportes, por ejemplo natación, judo, gimnasia, atletismo y deportes con pelota.

Cuanto mayor sea el niño, mayor debe ser su movimiento. Tu hijo puede saltar a cuerda, jugar a bádminton, hacer ciclismo o patinaje para aprender a mejorar sus habilidades motoras. Cuánto más variadas sean las experiencias de movimiento del niño, en la guardería, el colegio, en las actividades extraescolares, mejor será su motricidad. El potencir la motricidad debe ser algo como un juego y no un entrenamiento duro y riguroso. Así le enseñas a tu hijo que el ejercicio es divertido.

Publicado en www.netmoms.es
Anuncios

Entry filed under: ESCUELA PARA PADRES, ESTIMULACIÓN TEMPRANA, FAMILIA Y ESCUELA, SALUD. Tags: , , , .

TORTA DE CHOCOLATE Y QUINOA SIN TACC “EL CONEJITO QUE QUIERE DORMIRSE” Una nueva forma de hacer que los niños se duerman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


*En la escuela de padres y madres proponemos temáticas actuales de gran interés familiar y educativo.

*Creamos talleres específicos según la demanda de las familias.

*Los talleres son impartidos tanto en Asociaciones, Centros culturales, Centros de Educación Infantil, Escuelas y en los propios domicilios

Espacio Ludico Exploratorio

Escuela para Padres y Madres de la Lic.Leticia Garces

Entradas recientes

Visitanos en

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Recomendados


A %d blogueros les gusta esto: